El jugón quiere reconocimiento

Pretendía para esta semana la publicación de otra entrada, pero ya que lo que inspira la entrada ha tenido lugar hace poco tiempo y la cosa está de actualidad he cambiado de tema y entre otras cosas por eso publico la entrada un poco más tarde de lo que pretendo.

La reciente publicación de los nominados para el JdA2014 ha propiciado, como todos los años, multitud de comentarios entre los jugones, y sus cuentas de Facebook y Twitter han estado echando humo de tanto trabajo, además de la tradicional discusión del tema por el foro labsk. La cosa es que me ha llamado la atención la intensidad mostrada con la que son defendidas opiniones respecto a la denominación del premio, sus criterios de selección de nominados y la adecuación del público al que va dirigido. Esto me ha hecho pensar en el por qué de esta preocupación por parte del jugón. ¿Es relevante para el jugón el premio? ¿Se siente representado? ¿Por qué el malestar del jugón hacia el premio? Son preguntas que son muy interesantes de discutir. A continuación, y para no extenderme mucho, expongo en unas pocas líneas qué dice cada uno de los bandos:


¿Qué argumenta el jugón?

En primer lugar el jugón defiende que el premio debería denominarse de otro modo, y no ostentar el título de Juego del Año, pues es un modo de generalización muy básico que por extensión, califica al ganador como el mejor juego publicado ese año en España. Esto en principio no debería ser tal problema. El problema para el jugón, en segundo lugar, es que los criterios de selección del premio no son representativos con las preferencias del jugador experimentado.


¿Qué defienden los cercanos al premio?

Las personas que organizan el premio, miembros del jurado (también jugones) argumentan, por otra parte, que el premio es una recomendación que se hace cada año y que a cada cual le será de utilidad si tiene que pensar en algún juego que comprar para sí o para regalar y no se sabe por cuál decidirse, ahí se tiene una opción que va a ser buena. Defienden sus criterios de juegos accesibles para el público argumentando que los jugones no necesitan tal recomendación. Ellos ya tienen su criterio, y precisamente no es el mismo que el del público.


El jugón -y nótese que generalizo- en general entiende la existencia de un premio que fomenta la difusión de la afición entre el público profano en la materia. De hecho, es sobradamente conocido por el jugón el más notorio de los premios en los juegos de mesa: el Spiel de Jahres. Otra cosa diferente es que lo tenga en cuenta. Los criterios de selección de nominados y premiados del JdA difieren poco de los del premio alemán. Se premian juegos que son accesibles para todo el público prestando especial atención al público familiar. Todo esto lo entiende el jugón, y de hecho, cada año los juegos nominados al Spiel des Jahres son juegos familiares, poco complicados, y generalmente de corta duración. Sin embargo no se monta el revuelo que se monta al hablar de lo que a nosotros nos toca más de cerca, que es el JdA.

“Las críticas más importantes al premio son en relación a su denominación Juego del año, y al criterio mostrado por éste a la hora de seleccionar a los nominados.”

Las críticas más importantes al premio son en relación a su denominación Juego del año, y al criterio mostrado por éste a la hora de seleccionar a los nominados. Aquí sí estoy particularmente de acuerdo con la opinión general del jugón. ¿Qué le vamos a hacer si yo soy uno más?

Como he dicho antes, el jugón, y yo mismo, entendemos que el objetivo del premio no es otro que el fomento de la afición. Sin embargo, pienso que esta intención no debería tener más importancia en la calificación de un juego que su calidad. Tengo dudas de que sencillamente premiando juegos accesibles en detrimento de otros más buenos pero más complejos se consiga un fomento de la afición. Para mí esta forma de nominar los juegos es la forma de no nominar a los mejores, y eso creo que afecta a la credibilidad del premio.

Precisamente esto es un problema a mi entender. El premio Juego del año actualmente es el único premio que hay en España que se otorgue a juegos de mesa publicados. La ausencia de otros premios hace que éste tenga una responsabilidad más de la que los propios organizadores no parece que se den cuenta. Yo ya sé cómo funciona el premio, y a qué atenerme cuando veo un sello en un juego en una tienda, pero la persona que quiera iniciarse en la afición y desconozca cómo funciona esto sencillamente no tiene toda la información acerca de por qué ese juego tiene esa etiqueta. Podría ser que precisamente por pertenecer a esa categoría de juegos ‘accesibles’ esa persona no fuera a comprarlo, pero simplemente ve un sello que le dice una frase muy contundente: “Juego del año”. Aunque se quiera ver como sea, yo entiendo que quiere decir que ese juego es mejor que todos los publicados ese año. Y sencillamente no es verdad.


Y ¿por qué este malestar en el jugón?

El malestar del jugón viene dado por el reconocimiento que este no tiene. El jugador experimentado no se encuentra representado por el premio, por el único premio a juegos de mesa, la cual es su afición que tanto ama. Eso es lo que le cuesta tanto aceptar al jugón, y por lo que año tras año se produce la misma discusión.

“El jugón es una minoría, y no se le respeta.”

La parte visible de la afición para el jugón, es decir, los foros, los blogs, las jornadas, e incluso las tiendas especializadas, está copada precisamente por jugones. El jugón ve y lee continuamente a otros jugones. No ve a padres de familia que lleguen a una tienda o centro comercial y pidan y compren el JdA como es lo que puede pasar en Alemania. Para el jugón, el mundo de los juegos de mesa es el mundo que él ocupa, y no va a dar su brazo a torcer porque comercialmente él sea menos importante que el otro consumidor al que se quiere llegar. El jugón es una minoría, y no se le respeta.

A mí me encantaría, es más, creo que sería muy bueno para los juegos de mesa que existiera más de un premio en España. Puede que no fuera bueno para el premio ya existente porque le quitaría credibilidad, aunque en esto quizá pueda estar equivocado y se pudieran alimentar uno de otro. Mientras no exista este nuevo premio, en nuestros blogs tenemos un ejemplo en El Dado de Jack, el blog de nuestro compañero Betote. Allí de momento podemos votar los jugones y obtener ese poquito de reconocimiento que esperamos. Por mi parte, como mejor se me ha ocurrido recompensar al jugón es con la imagen que acompaña esta entrada. Un poquito de reconocimiento, que nos hace falta. Menos es nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s